Cuidado con las Grasas Hidrogenadas

A pesar de su origen vegetal, debido al tratamiento físico-químico que han sufrido, las grasas hidrogenadas se comportan en nuestro organismo como la grasa saturada, es decir, como “grasa mala”, cuyo exceso contribuye a aumentar los niveles de colesterol sanguíneo, y además crea un isómero “trans” que es una estructura ajena a nuestro organismo.

Como afecta a nuestra salud

Las grasas tras, hacen reducir el colesterol “bueno (HDL) y elevan el “malo” (LDL), aumentando el riesgo de arteriosclerosis. Todo ello sin que el consumidor final se entere, confiado en la seguridad que le brinda la etiqueta de 100% vegetal.

Las enfermedades cardiovasculares son una de las primeras causas de muerte en el mundo. Las civilizaciones industrialmente desarrolladas en lugar de intentar disminuir las causas de esta terrible estadística, las aumenta con una dieta orientada al consumismo rápido de mala calidad y al placer. La tendencia a cambiar la dieta está teniendo que salir de los propios consumidores, y los proveedores están empezando a cambiar los ingredientes de los productos, cuando lo sensato es que fueran primero los gobiernos los que incitaran a ese cambio, pero una vez más, el dinero está por delante de la salud. Hacer el gran cambio cuesta modificar empresas, costumbres, contratos… pero es un cambio necesario.

Donde se utilizan

Este tipo de grasas hidrogenadas se emplean con frecuencia en:

  • La elaboración de aperitivos salados (palomitas, patatas fritas, frutos secos…)
  • Productos precocinados (empanadillas, croquetas, canelones, pizza…)
  • Bollería industrial, galletas, chocolate…OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Es decir, alimentos que cada vez son más demandados. Os invito a mirar en vuestra cocina para ver cuantos productos de los qué os he indicado tenéis en ella.

Los fabricantes emplean este tipo de grasa por su bajo coste y porque los productos elaborados con ella pueden permancer durante más tiempo en las estanterías de los supermercados ya que estas grasas tardan más tiempo en estropearse.

Por tanto, es recomendable revisar el etiquetado de los alimentos y no abusar de aquellos que contengan este tipo de grasas.

Cómo se obtienen

Las grasas hidrogenadas son una forma físico-químico en la que se pueden presentar las grasas. El aspecto físico de un alimento graso depende del tipo de grasa que abunde en su composición.

Existen 2 tipos:

  1. Grasa saturada, donde todos sus átomos de carbono están unidos por átomos de hidrogeno. Es sólida a temperatura ambiente, y esto explica que alimentos ricos en esta grasa, como pueden ser el tocino o la mantequilla, tengan un aspecto sólido.
  2. Grasa Insaturada, no todos sus átomos de carbono están unidos por hidrógeno, sino qué están unidos por dobles enlaces. Es líquida a temperatura ambiente, como pueden ser el aceite de oliva o el de girasol.

No obstante, se puede modificar la composición físico-química de un alimento con el fin de cambiar su aspecto, su textura y sus posibilidades de empleo. Así, los aceites vegetales se pueden hacer más sólidos introduciendo moléculas de hidrógeno en su composición, es decir, hidrogenándolos y transformando sus ácidos grasos insaturados en más saturados de hidrógeno. De este modo se obtienen las dichosas grasas hidrogenadas.

Solución: Leer la Etiqueta de los alimentos

Habría qué reducir al mínimo y si es posible eliminar de la lista de la compra los productos en los que en sus ingredientes aparezca la palabra “grasa vegetal” (ya qué suelen ser de palma o de coco), “grasas hidrogenadas” o “grasas parcialmente hidrogenadas” y optar poretiquetas los que  especifican si usan aceite de girasol o aceite de oliva. Afortunadamente cada vez son más los productos que llevan esa tranquilizadora especificación (como las bolsas de Risi, las patatas fritas Vidal o las Lays hechas con aceite de oliva, aunque incomprensiblemente no hacen lo mismo con todas las variedades).

Los científicos no han determinado aún cual es una cantidad razonable de grasas trans para una alimentación sana, por lo qué las etiquetas sólo indican la cantidad de grasas por porción y no el porcentaje de la Cantidad Diaria Recomendada. Los medicos y dietista coinciden en que es preciso limitar su consumo en la medida de lo posible.

Hay productos que presumen de sanos, como pueden ser la mayonesa light o alguna margarina, y luego en los ingredientes puedes leer que contienen este tipo de grasas.

Esto hace que sea especialmente importante que personas con niveles elevados de colesterol o triglicéridos en sangre o que sufran cualquier tipo de enfermedad cardiovascular, eviten el consumo de este tipo de alimentos y como medida preventiva, es recomendable que la población general sana, evite o limite la presencia de estos productos en su dieta habitual, que lo dejen para ocasiones especiales o que elija entre varios productos, aquellos con menor porcentaje de grasa hidrogenada.

4 Comments

  1. ferran 1 noviembre, 2013 at 17:20 #

    buen articulo!

Trackbacks/Pingbacks

  1. Como preparar un desayuno nutritivo y saludableNutriMentalia - 17 enero, 2014

    […] doy un consejo deberíamos escoger aquellas que sean de calidad, limitando aquellas que nos aporten grasas saturadas o grasas trans y colesterol en nuestro desayuno. Podemos escoger leche o yogur desnatado, quesos […]

  2. Cómo alimentar bien nuestro cerebroNutriMentalia - 7 febrero, 2014

    […] lo que es bueno para el corazón es bueno para el cerebro. Cómo ya os comenté en uno de mis post,Cuidado con las Grasas Hidrogenadas, un exceso de este tipo de grasas es un importante factor de riesgo para ambos órganos, por […]

  3. 7 Consejos para hacer una compra saludableNutriMentalia - 4 marzo, 2014

    […] azucaradas…Estos productos son ricos en conservantes, colorantes, azúcar y  sobre todo grasas trans, es decir, que no son muy beneficiosos para nuestra […]

Tu opinión me importa ¡Participa!

A %d blogueros les gusta esto: