La Salud como asignatura

El pasado día 19 de Noviembre salió publicado un estudio realizado en Colombia en el cual nos confirma la importancia que tiene enseñar y educar desde pequeños, en este caso, a la edad de 3 años, de como funciona nuestro cuerpo y que podemos hacer para cuidarlo. Y sobre todo nos habla de la influencia de haber aprendido estos hábitos saludables pasados unos años.

Este estudio se ha realizado con 1.216 niños y niñas de tres a cinco años y basado en un programa educativo que también ha empezado a aplicarse en 20.000 alumnos de España, sobre todo escolares de Cataluña y Madrid, participando en programas educativos similares impulsados por la fundación SHE.

Según el cardiólogo Valentí Fuster, el cual es director médico del hospital Mount Sinai en Nueva York y director general del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC) en Madrid. que ha dirigido el estudio y que el día 18 de noviembre presentó sus resultados en el congreso de la Asociación Americana del Corazón en Dallas (EE.UU), nos muestra que con unas cuarenta horas de lecciones, la mitad teóricas y la otra mitad prácticas, se pueden conseguir mejoras significativas en el conocimiento que los niños tienen de su propio cuerpo y en la adopción de conductas saludables. Y lo más importante es que sepan decidir lo que es mejor para ellos cuando sean mayores.

Las clases en la escuela se han basado en libros con los personajes de Barrio Sésamo, vídeos, murales, juegos, canciones…todo lo que pueda captar la atención de los pequeños ya que con tres años es complicado captar su atención. También, parte de los talleres consistían en darles a conocer los alimentos y los beneficios de la práctica de ejercicio físico.fundación she

Aunque el programa educativo se ha centrado principalmente en los niños, ha involucrado a padres y a profesores.Lo qué tiene muchísima importancia ya que por mucho que se les enseñen actitudes y conductas saludables en las escuelas si después los padres no lo tienen en cuenta en el día a día pues no vale para nada este esfuerzo ya comenzado en las aulas.Según Valentí Fuster, para que este programa funcione, no basta con actuar individualmente, sino que hay que crear una cultura de promoción de la salud que involucre a las familias y al sistema educativo para que tan sólo un programa que dura cinco meses tenga unos efectos positivos mantenidos a largo plazo.

¿ Y por qué se ha escogido la edad de tres años?

Resulta, que según un estudio publicado en The American Journal of Medicine, los niños de tres años son más receptivos que los de cuatro o cincocuando se les habla de su cuerpo y de la importancia de cuidarlo. Parece ser que hay una “ventana”  a edades tempranas en que tenemos la oportunidad de inculcar estos valores. Si dejamos pasar esta oportunidad, después será más difícil que lo lleven a cabo.

Cómo ya he comentado al principio, este estudio se ha llevado a cabo en Usaquén, en el área metropolitana de Bogotá, pero también se está intentando introducir en España, en concreto en unos 20.000 escolares, la mayoría en Cataluña y en Madrid, el problema es qué están viendo qué aunque los resultados son parecidos, aquí está costando un poco más mejorar la actitud de los padres en relación a la salud.

Mi conclusión, es qué será muy importante el qué incluyan esta nueva asignatura de hábitos de vida saludables en las aulas de los niños de tres años pero lo primero qué habría qué hacer es una buena campaña para qué las familias fueran conscientes de la importancia qué tiene para el futuro de sus hijos el inculcar estos hábitos, ya qué podría tener efectos muy positivos en la prevención de enfermedades.

No comments yet.

Tu opinión me importa ¡Participa!

A %d blogueros les gusta esto: