Qué cantidad de leche es la más adecuada para nuestros peques

La leche es fundamental en los primeros meses de vida del niño, y es por eso que la mejor es la leche materna. Se trata de un producto rico en proteínas, grasas, vitaminas y minerales, destacando en particular su aporte de calcio el cual es muy importante para el buen desarrollo del niño.leche

A partir de los seis meses es necesario y se recomienda que la dieta del niño sea más variada y no sólo que se alimente de leche ya que así aseguramos que su crecimiento y desarrollo sea normal, sin carencias nutricionales.

¿Qué cantidad de leche es la más adecuada?

Entre el primer y el tercer año de vida, se recomienda unos 500-600 ml de leche al día para así poder cubrir las necesidades de calcio ( aprox. unos 800 mg de calcio).El calcio es muy importante para la formación de huesos y dientes, para mejorar la función del sistema nervioso y muscular, y favorece la coagulación de la sangre.

Cerca del 99 por ciento del calcio se almacena en los dientes y huesos. Como los huesos de los niños están creciendo todo el tiempo, necesitan una fuente constante de calcio para un crecimiento saludable.

Pero deciros que no sólo el calcio lo aporta la leche que toman, si no que hoy en día en la dieta de nuestros peques solemos incluir yogures, queso, cuajada, natillas por lo qué más que cantidad de leche es importante saber cuantas raciones de lácteos pueden tomar al día.

Además, me gustaría comentaros que si el niño tiene una alimentación variada y equilibrada en la que se incluyan todos los grupos de alimentos no tiene porque tomar tanta cantidad de leche para conseguir el calcio necesario al día ya que existen otros alimentos que también aportan este mineral como pueden ser los vegetales de hojas verdes (espinacas, acelgas, coles), legumbres, frutos secos, conservas de pescado tipo sardinas, por ejemplo.

¿Y qué es una ración?

Una ración no se refiere a una unidad comercial como puede ser un yogurt que pesa 125 gramos o una cuajada, ni tampoco a la cantidad habitual que consume una persona de leche o queso, etc.

Una ración es la cantidad de leche o de lácteos que contiene igual aporte de calcio, no así de calorías o de grasas. Para que se pueda entender más fácil, es lo mismo en calcio tomarse un vaso de leche de 200 ml que 2 yogures o 1 cuajada.

Como referencia a la hora de saber si vuestros hijos están tomando más lácteos de la cuenta os dejo estas equivalencias, que indican el mismo aporte de calcio:

  • 1 vaso de leche de 200 mlleche
  • 2 yogures
  • 2 petit suisse
  • 1 cuajada
  • 40-60 gramos de queso semicurado
  • 80-100 gramos de queso fresco.

Se recomienda que tomen entre 2 y 3 raciones de lácteos al día. Si un niño consume un vaso de leche y un yogurt, hasta ese momento sólo ha cubierto 1 ración y media de lácteo, por lo que sería necesario ingerir entre 1 y media y 2 raciones más a los largo del día para completar sus necesidades de calcio.

Es decir, que si le damos para desayunar un vaso de leche o un biberón de unos 200 ml, a la hora del almuerzo como postre se toman un yoghurt,  por la tarde le damos otro vaso de leche y por la noche para cenar además de su cena, se toma otro yoghurt o un bibi antes de dormir, ya podéis hacer cuentas que estáis abusando un poco de los productos lácteos y aquí es donde está el problema, nada grave pero si para tenerlo en cuenta a la hora de elaborar el menú diario de casa.

A ellos les encanta la leche, ya que está dulce y les resulta fácil y cómodo de tomar…el problema está en sustituirla por otras comidas ya que entonces no están tomando todos los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo físico y mental.

¿Y qué problemas puede dar el tomar un exceso de leche?
  1. Un Exceso de lácteos puede quitarles el apetito e impedir que tomen otros alimentos y disminuyan sus reservas de hierro, ya que el calcio interfiere en la absorción de este mineral tan importante.
  2. Nuestros peques pueden tener problemas de estreñimiento, ya que la leche y sus derivados tienen poco residuo sólido para eliminar. Por lo que si sustituyen de su dieta las frutas, las verduras, legumbres, etc pueden tener dolores de barriga y dificultades para ir al baño.leche
  3. Además puede haber un exceso de grasas saturadas, ya que es la que más abunda en la leche. Es por eso que mientras el médico no diga lo contrario a partir de los 3 años los niños pueden tomar lácteos semidesnatados.
  4. Podemos estar sobrealimentando a nuestros hijos, ya que en algunas familias existe la costumbre de dar un lácteo dulce cuando a ellos les parece que ha comido poco, posiblemente sea porque ya estaba lleno pero no rechazan el alimento si es dulce y cremoso, por lo que hay que tenerlo en cuenta ya que puede llevar a la obesidad. Hay que tener en cuenta que muchos de los postres lácteos además de leche tienen azúcar y otras sustancias que aumentan las calorías y si son cremosos aumenta la cantidad de grasa, es por ello que se deben de consumir de vez en cuando y no cada día de la semana.

Como resumen, mi recomendación es que la alimentación de nuestros peques debe ser igual de variada que la nuestra, es decir, incluir cada día todos los grupos de alimentos necesarios para conseguir una buena salud y obtener todos los nutrientes necesarios para que nuestro organismo funcione sin problemas.  Es por ello, que si nosotros conseguimos llevar a cabo unos buenos hábitos alimenticios, ellos también los tendrán ya que somos un ejemplo para ellos.

Espero que esta nueva entrada sea de vuestro interés, y ya sabéis que si queréis hacer algún comentario lo podéis hacer directamente aquí en la página web o de forma personal a través de mi correo personal…silviarolopez@gmail.com.

Además, si os interesa el tema sobre hábitos de vida saludable y alimentación equilibrada podéis seguirme en Facebook, Twitter, Google + y en Nutrimentalia.

Muchas Gracias a todo@s y Feliz día!!!

 

 

 

No comments yet.

Tu opinión me importa ¡Participa!

A %d blogueros les gusta esto: